Festival de Cine Independiente Norteamericano de Barcelona. Americana

poster-horitzontal2

A principios de marzo tuvo lugar en Barcelona el Americana (Festival de cine independiente Norteamericano de Barcelona) en el que se han proyectado películas principalmente provenientes del Festival de Sundance y en Cámera-stylo hemos estado para traeros dos de las propuestas más interesantes.

El jueves se proyectó No dejes rastro (Leave No Trace, 2018), la cuarta película de Debra Granik, directora de Winter’s Bone (2010). El film presenta a un padre y una hija que viven solos en el bosque de forma sostenible, detalle sutil que se trata en la película y que pronto revisaremos en más profundidad, y que un día son encontrados por las autoridades. A partir de ahí intentarán integrarse en la sociedad contemporánea. La película nos refiere rápidamente a Captain Fantastic (2016), película de planteamiento similar, pero, bajo mi punto de vista No dejes rastro alcanza cuestiones más profundas e interesantes. Y aquí vuelvo al tema de la bioética, que sobrevuela las situaciones de toda la obra, ya que esta película, en definitiva, lanza la pregunta de “¿hasta qué punto las comodidades de la sociedad contemporánea son compatibles con el planeta tierra?” y “¿es posible vivir mejor con menos?”. Todo esto Granik lo plantea precisa y sutilmente haciendo uso de la forma cinematográfica más clásica, en el mejor sentido de la palabra.

Otro film muy interesante que pudimos ver en el festival fue Wildlife (2018) la opera prima de Paul Dano, proyectada el domingo, y que supone la carta de presentación de una nueva e interesante voz autoral en el panorama cinematográfico. La película está claramente influenciada por el cine de Paul Thomas Anderson (director para el cual Dano interpretó un papel en Pozos de ambición (There Will Be Blood, 2008), en especial por la película The Master (2012) la que -a opinión del que suscribe el artículo- es la obra magna del director norteamericano. La cinta recrea los años 50 de una forma muy similar a aquella, en especial en el apartado de la muy cuidada fotografía, y, aunque trata temas muy distintos a ésta, no oculta la huella que el cine de Paul Thomas Anderson está dejando en el cine actual.

Las otras películas que pude visionar en el Americana no me causaron un especial interés, aunque fueran propuestas correctas (como We The Animals (2018) y Free Solo (2018)), y no he encontrado puntos ni demasiado a favor, ni demasiado en contra para comentarlos.

 

1 I like it
0 I don't like it

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *